Libro Te Quiero

Feria del Libro de Las Palmas de G.C. 2017

Jorge Galán, Noviembre

“El día después de los asesinatos la actividad fue, si acaso, más frenética. Temprano, recibieron la noticia de que la Embajada española no iba a acoger a la única testigo del asesinato. Los jesuitas le habían pedido que protegiera la seguridad la seguridad de Lucía Cerna, su marido y su hija, pero la embajada se había negado. Eso resultó un golpe muy fuerte, toda una decepción. Lucía y su familia permanecían escondidos en la misma casa en la que se habían quedado la semana entera, la misma desde donde ella había visto salir a los soldados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *